miércoles, 11 de febrero de 2009

A PENSAR (Acerca de las confusiones lingüisticas)


Viene siendo común que los afanados padres de los pequeños redactores de PSFP, en vez de enfadarse con sus hijos redactores, opten por enviarles a pensar. Son repetidísimas las ocasiones que o bien por una rabieta involuntaria o bien por un pataleo, mala contestación, etcétera, se produzca el rito de enviarlos a pensar. Algunos padres optar por enviar a sus hijos a pensar a su cuarto, otros optan por la cocina, y los más por la despensa; en fin, hay un sin fin de posibilidades para pensar.


El otro día uno de los redactores fue al pedíatra (en la foto con su equipo de colegas es obviamente el de la izquierda) acompañado de su madre. Pues bien, cuando éste le dijo: “Ahora, a pesarse”, el muchacho, con dos años y medio de edad (tengamos en cuenta que a veces tiene ciertas confusiones lingüísticas) entendió que su admirado médico le estaba adoctrinando, con el consiguiente lloro (nos imaginamos lo que pensó en ese momento: ¡esto es el colmo!) . Esta anécdota ha calado tan hondo en el pediatra que este profesional comenta a todo padre que va por la consulta. De hecho están pensando en instalar un cartel de advertencia que diga: “En esta consulta no se piensa.”

1 comentario:

Clara dijo...

Me hace muhca gracia esta historia de "castigarlos a pensar".A lo mejor el niño del medico es un poco pequeño para eso, pero cuando nos castigaban, nosotros copiabamos las cosas cien veces, y teniamos que pensar en lo que habiamos hecho a base de repetirlo las 100 veces que lo copiabamos! No me hubiera importado que me sentaran en una silla a pensar en mis cosas...Simepre me llaman la atención las técnicas educativas..será cuestion de verse dentro en algun momento..