viernes, 27 de febrero de 2009

Acerca de los libros electrónicos y sus inconvenientes


Hace unos días leíamos en Wired un artículo acerca del nuevo lector de e-books de Amazon, Kindle 2 y más recientemente el Ciberpaís acerca de su versión Ibérica, el Papyre, bastante más feote que el resto. Según este último medio hay varios lectores; el Kindle 2, el ya citado, el Bebok, y el Sony Reader. Este último lo he visto (chulo aunque me gusta más la estética Apple del Kindle) pero no he podido (todavía) trastear con él.


Aquí una serie de inconvenientes que les veo a los e-books:


  1. Son carísimos; el Bebok cuesta 290 euros aunque incluye 500 títulos, claro depende de qué títulos contenga (por ejemplo Biomecánica básica, vol. 1) te interesa o no. El E-reader de Sony cuesta el pastón de 300 dólares y el Kindle, 250 dólares. Con ese dinero te puedes comprar la biblioteca de Alejandría entera.
  2. ¿De qué me sirve llevar 3.000 títulos en el bolsillo? Si ya acabar uno me cuesta, imagínate tres mil!
  3. Es otro aparatejo más que poner a recargar, además de las cámaras, el móvil, tu cabeza, etc.
  4. El tacto y el olor de los libros de toda la vida no es superable por estos chismes.
  5. Estoy cansado que todo sea digital. La cámara, digital. El libro, digital. El marco de fotos, pues digital también.
  6. No tengo disponibles todos mis libros en papel ya comprados, sólo los que están en la famosa tienda del amazonas. Es como si tuvieras una nevera en donde sólo pudieras meter comida del Corte Inglés. Una pena, la verdad.
  7. Me da especial flojera pensar que hay que hacer backup de los ebooks en el ordenador (por mucho wifi que tenga el Kindle), así como configurarlo, etc.

Se te ocurre alguna razón más?

Fuentes: Wired y Ciberpaís.



3 comentarios:

gnirz dijo...

Los libros electrónicos tienen otro inconveniente como todos los gadgets que solemos llevar con nosotros estos días: Hay que tener mucho cuidado a donde les metes. Un poco de agua, un pequeño golpe, un rato al sol pueden dañarles mucho. Un momento de desatención, y ya tienes que gastar un montón de dinero para el arreglo del aparato, o comprar nuevo...

El redactor jefe dijo...

Efectivamente. Comparado con un ebook un libro normal es un "todo terreno"

gnirz dijo...

No obstante, me gusta la idea de los libros electrónicos. No es porque pudieran sustituir a los libros de papel, pero dan la posibilidad de leer diarios, revistas y papeles scientíficos sin tener que llevar montones de papel. Yo suelo leer el diario en el trén, y el tamaño siempre es un problema. En forma electrónica un diario es tan manejable como un paperback, y eso me gusta mucho. Espero que dentro de unos meses van a ser más baratos, y entonces voy a considerar comprarme uno.